GUINEA ECUATORIAL EN LA ACTUALIDAD

La República de Guinea Ecuatorial está situada en la costa occidental de África Central, en el Golfo de Guinea y al norte del ecuador. Con una extensión ligeramente superior a 28.000 Km2, comprende un territorio continental y otro insular que engloba las islas de Bioko, Annobón, Corisco, Elobey Grande, Elobey Chico, Nbañe, Cocoteros, Conga e islotes.

 

Malabo es la capital y se encuentra en Bioko, la mayor de las islas. La ciudad continental más importante es Bata. Este pequeño país encierra unas inmensas riquezas minerales (petróleo, gas, oro…), forestales (más de 135 especies de maderas preciosas tropicales), agrícolas (cacao, café…) y pesqueras.

 

Se estima que la población actual ronda 1,2 millones de habitantes, de los cuales más del 25% (>300.000) viven en el exilio. Los principales grupos étnicos son Fangs, Bubis, Ndowes, Bisios y Annoboneses.



En este rico paraíso que podría tener una de las mayores rentas per cápita del mundo, y cuya población podría vivir verdaderamente en la opulencia, se encuentra muy al contrario anclado un régimen político dictatorial controlado por el tirano Teodoro Obiang Ngema y en segundo plano por su brazo ejecutor Armengol Ondó Nguema (hermano suyo y jefe de seguridad política interior), cuya principal misión es el enriquecimiento personal y la perpetuación en el poder a costa de mantener a la población controlada bajo una brutal represión y violación permanente de los derechos humanos.

 

El Gobierno Dictatorial practica una política premeditada basada en el empobrecimiento sistemático del Pueblo. La arbitrariedad, la inseguridad, la injusticia y las desigualdades sociales son los pilares del dictador y su entorno, que fomenta el odio, el enfrentamiento entre etnias, el saqueo, la corrupción y el exilio de los guineanos como métodos para continuar en el poder.

 

Toda la riqueza del país se encuentra concentrada en menos del 5% de la población, mientras que la gran mayoría del pueblo se encuentra sumido en la más absoluta miseria y aislamiento.

 

La Comisión Especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, Amnistía Internacional, la Comisión de refugiados de la ONU (ACNUR), los Departamentos de Estado de varios países desarrollados como USA, y las diferentes organizaciones no gubernamentales determinan en sus informes que en Guinea Ecuatorial:

 

  • Son frecuentes los arrestos y las detenciones arbitrarias
  • Se producen regularmente torturas, tratos crueles y asesinatos clandestinos
  • No existe independencia o imparcialidad alguna en la Justicia (si es que se le puede llamar así), con ausencia de audiencias públicas de los Tribunales de Justicia
  • No existe el derecho a la igualdad ante la Ley, ni el derecho a la justicia social, ni el derecho a la educación, el acceso a los servicios sanitarios o el derecho al trabajo
  • No se respetan el derecho a la propiedad privada, el derecho al libre desarrollo o el derecho a la intimidad
  • No se respetan los Derechos Humanos en general, y mucho menos los derechos fundamentales a la vida y a las libertades de asociación, expresión, circulación, etc.
  • Hay una impunidad total de los criminales y asesinos auspiciados por el régimen

 

El terrorismo de estado, el crimen organizado, el narcotráfico, el fraude y la corrupción generalizada de todos los sectores de la Administración Central y periférica del Estado, así como la incapacidad, la incompetencias y la irresponsabilidad en la gestión diaria del Gobierno en los asuntos de Estado, retratan claramente el carácter de un gobierno frívolo, cínico e instalado en el nepotismo.

 

La confusión entre la función Civil y Militar, entre el Patrimonio Público y las cuentas privadas del dictador, de su familia o de los miembros del Gobierno, y los abusos de los miembros del partido del poder PDGE contra la población indefensa no sólo han frenado y perjudicado cualquier conato de desarrollo del País, sino que han ocasionado el más drástico retroceso de una sociedad y el más escandaloso saqueo jamás conocido de las riquezas de un Pueblo.

 

Guinea Ecuatorial es nominal y estadísticamente un país productor y exportador de petróleo, gas, madera, café, cacao, etc., pero ningún beneficio de estos productos repercute en la mejora del nivel de vida de la población. Ninguna cantidad de dinero procedente de la comercialización de los citados productos aparece en los presupuestos del país o siquiera registrado en ninguna Agencia Estatal.

 

Resulta evidente comprender a dónde van a parar los dividendos: a las cuentas privadas controladas por el dictador. El País se administra como una propiedad privada donde todos los potentados del régimen meten la mano sin escrúpulos o consecuencia alguna.

Mientras tanto, la población carece de la más básica infraestructura o servicio social primario. En 35 años no se ha construido ninguna escuela, dispensario o centro de salud, vías de comunicación, tendidos de electrificación, etc. La gran mayoría no tiene acceso a agua potable, a medicinas, a transporte público o a artículos de primera necesidad. Cualquier enfermedad puede significar la muerte para los habitantes del País, sobre todo a niños y ancianos.

 

Esta es la cruda realidad de un País llamado Guinea Ecuatorial que no puede continuar más tiempo en esta situación crítica e insostenible.